sábado, 28 de noviembre de 2009

Todos somos emigrantes ( o No pidas a quien pidió ni sirvas a quien sirvió)

He creado un pequeño video con la idea de suscitar algún debate en el aula con los alumnos. Un debate que contemple el derecho de las personas a buscarse un futuro mejor, el derecho de todos a escapar de la miseria, de la persecución, de la muerte. Porque, como dijo Paul Éluard, existen otros mundos pero están en este. Porque sólo hay un planeta Tierra y ha de ser para todos.



España, los españoles, somos un pueblo formado por muchos pueblos. Desde los fenicios y griegos, desde la llegada de los pueblos hallstátticos, cartagineses, romanos, árabes y bereberes… ¿Cuál es la esencia de nuestros ancestros?
Hasta hace poco tiempo, además, hemos sido también un pueblo de emigrantes. ¿Se nos ha olvidado quienes fundaron la ciudad de Montevideo en Uruguay, San Antonio de Texas, y otras tantas y tantas ciudades americanas? ¿Quién no tiene o ha tenido un familiar emigrante?

En España, la emigración tuvo un doble sentido, una doble utilidad. Por una parte trasladó fuera del territorio a una parte importante de la población excedentaria, en época de carestía de trabajo y de recursos, en época de hambre, y por lo tanto permitió que los que se quedaban viviesen mejor. Pero por otro lado, aseguró la mejora del país con las remesas de dinero en divisas que nos llegaban desde Alemania, Francia, Bélgica…y antes desde Cuba, Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela…


Sí, todos somos o hemos sido emigrantes, o al menos hemos vivido y sobrevivido gracias a la emigración, de una manera o de otra.


Y si todos hemos sido emigrantes, por qué ellos no pueden serlo tambíén, por qué no podemos ejercer el deber de asilo, el deber de ser tolerantes, de ser solidarios, no excluyentes, integradores en una nueva sociedad multiétnica y multicultural que nos haga avanzar a todos por igual, mismos deberes mismos derechos...¿Por qué no?

sábado, 21 de noviembre de 2009

El niño con el pijama de rayas ( o la pérdida de la inocencia )

La novela del irlandés John Boyne, publicada en España en 2007, representó un boom editorial, no exento de méritos para ello frente a otras novelas llamadas literatura infantil y juvenil (supongamos la saga de Harry Potter). Esta novela supera en mucho su mera calificación infantil o juvenil. Si bien es verdad, que literariamente no me parece una joya (yo tampoco soy un experto en esto), es una novela muy aconsejable a cualquier edad, y especialmente para abrir un interesante y provechoso debate en el aula. Me pasa con ella lo mismo que me pasó en su día con El principito, de A. de Saint-Exupèry (salvando, ahora sí muchísimo, las distancias) que más allá de un cuento infantil, cada vez que lo releo encuentro nuevas experiencias sensoriales en mi ánimo adulto.

El tema no deja de ser un drama, un terrible drama con moraleja final, por lo tanto es una novela necesaria a partir de cierta edad (es una opinión personal) pero no a cualquier edad. Hace unos meses, tal vez algún año ya, una compañera me pidió que diese a los alumnos de 3º de ESO, una pequeña introducción, explicándoles que era el nazismo, que supusieron los campos de concentración, donde se contextualizaban estos históricamente, etc. Se pretendía con ello introducir a los alumnos de este nivel en el ambiente en el que se desarrolla la novela, pues fue ese año de obligada lectura para ellos.
Yo realicé un pequeño power point para ilustrar todo esto, y que lejos de ser exhaustivo sólo pretendía dar una pequeña referencia del momento y la situación que reflejaba la novela.



Ese trabajo es lo que acompaña este texto, pero dividido por problemas técnicos en dos partes, por una el power point y por otra el documento gráfico y musical que concluía el pps después de la última diapositiva.
Otras novelas y películas han tratado el tema de los campos de exterminio y reclusión y la guerra con la visión inocente de un niño, y en concreto me refiero al conocido Diario de Ana Frank o a la película La vida es bella de Roberto Benigni, que no deja de ser un drama sin dejar de ser una comedia.

martes, 3 de noviembre de 2009

De nuevo con la monja ( o ¿No es oro todo lo que ...)

Hace unos días incluí una entrada sobre la monja Teresa Forcades, y un vídeo donde esta hacía apología de la no vacunación, vídeo que ha tenido mucha repercusión y que ha levantado una cierta discusión sobre el tema de la gripe A, la vacunación y la actuación de las empresas farmacéuticas.

Si puse el vídeo de la monja benedictina, es de justicia que ahora dedique un espacio a uno de los artículos críticos con ella y con sus ideas y propuestas. El artículo en cuestión está firmado por María R. Sahuquillo y Emilio de Benito, y será publicado el día 4 de este mes en el periodico El Pais (aparece hoy en la edición digital como avance).

Otra cuestión que generaría también idas y venidas, dimes y diretes, sería la de la medicación para la gripe A, no sólo la vacunación, pero eso ocurriría con cualquier medicamento. El único medicamento que no hace daño es el que no te tomas.


Sea como sea, me sigue gustando esta monja y...siempre que sea mediante la dialéctica y la palabra, el debate está servido.